lunes, 5 de octubre de 2009

Adicto*


Consumir con la conciencia del daño.
Autoflagelarme en algo que parece delicioso.
Castigarme con placeres.
Sentir que todo está controlado. No.
Mentirme lo más fuerte posible. Tanto que no deje lugar a que otros puedan hacerle eso a mi alma.
Creer que me estoy curando de una sociedad a la cual le pido ayuda a gritos.
Roer mi mirada para darle un efecto mortuorio. Premonitorio.
Convertirme en un telegrama que anuncia sueño eterno.
Volcar mi dependencia a una sustancia con nombre.
Enarbolar mi miseria con orgullo por saber que soy admirado.
Encerrarme en un mundo de ilusiones que solo yo puedo ver.
Estar plagado de gente. Estar solo en compañía.
Sustancias que con una gota curan. Con dos matan. Mi vacío es un océano.

Soy Lucas. Soy adicto al amor. Sálvenme de mí mismo.

Déjenme morir con una sonrisa, mas nunca me digan la verdad.

1 comentario:

  1. que fotos increibles! el relato también obvio. saludetes

    ResponderEliminar